diumenge, 11 de maig de 2008

Analítica abans i després d'uns 100 km

ARTICLE EXTRET DE: http://www.corricolari.eu/index.php?sec=entrenamientos_detalle&idEntrenamiento=7

ANALÍTICA ABANS i DESPRÉS D'UNS 100 KM
"Durante varios años, los especialistas en fisiología y farmacología deportiva han estado intentando aumentar el rendimiento en los atletas. Se trataba, de conseguir más resistencia, más potencia, mejores marcas, más emoción en las competiciones. Desde hace algún tiempo, expertos en medicina del deporte, muchos de ellos españoles, están profundizando en un aspecto clave de la competición: los daños que sufre el sistema inmune del deportista después de realizar sobreesfuerzos durante varias horas. Puede que en el futuro, la llamada inmunomodulación del atleta de élite (consiste en conseguir frenar esas alteraciones), sea tan importante o más que obtener con fármacos o con dopaje mayores rendimientos.
Está perfectamente demostrado que el ejercicio físico, cuando pasa de moderado a intenso, y éste se mantiene durante un cierto tiempo, modifica para mal la inmunidad. 24 horas de competición alteran de tal manera el organismo que si los análisis de sangre que tienen los corredores tras este sobreesfuerzo fueran los de un sujeto que llega a urgencias por dolor en la espalda, por ejemplo, los médicos lo ingresarían de inmediato.

Bioquímica del corredor
Hoy os vamos a mostrar un estudio realizado en la prueba de los 100 kilómetros en 24 horas. Se hizo tomando como referencia el análisis de sangre de ocho corredores. Observando la tabla que adjuntamos, pueden comprobarse los cambios que se producen antes y después de la carrera en los 15 parámetros que pasaremos a describir. En la tabla aparece el valor antes de la carrera, el de después y el rango en el que cada parámetro debe estar cuando nos encontramos en forma saludable.
Glucosa (1). Hace referencia al metabolismo de los hidratos de carbono. Valores altos pueden indicarnos diabetes. La glucosa es normalmente el único azúcar que se encuentra en la sangre. Las concentraciones de glucosa en sangre se mantienen en un rango relativamente estrecho debido a factores como la toma y expulsión hepática y renal o la absorción intestinal.
Bilirrubina (2). Es el resultado final de la rotura de la hemoglobina en la sangre. El bazo y el hígado son los órganos que más bilirrubina crean. Los glóbulos rojos son los encargados del transporte del oxígeno a todas las células del organismo. En su estructura destaca la hemoglobina (Hb), proteína que ocupa casi todo el plasma y que otorga el color rojo de la sangre. En ella, se produce la fijación del oxígeno para su transporte. Un nivel bajo de hemoglobina puede indicar una anemia, pero ¡ojo!, en deportistas de fondo se produce una pseudoanemia como consecuencia de una adaptación al entrenamiento, provocando un mayor aumento del volumen plasmático que de glóbulos rojos, de tal manera que se produce una disminución del porcentaje de hematocrito, creyendo de esta manera que estamos ante una posible anemia.
Urea (3). Si la urea está alta el riñón funciona bien, siempre que el nivel de creatinina (9) sea el normal. Si lo tenemos al revés, el fallo sería renal. También podría ser por un déficit de ingesta de agua y el riñón retiene líquido por lo que la creatinina alta no se elimina por la orina.
GOT (4). Enzima relacionada junto a otras enzimas, la GPT (5) con el chequeo del hígado. Ambas se fabrican en el hígado y en menor medida en el músculo. Un aumento muy alto puede ser a causa de un excesivo trabajo del hígado o un daño hepático.
Colesterol LDH (6). Es el colesterol bueno. Su presencia es un síntoma de entrenamiento. Es un protector de enfermedades cardiovasculares.
CPK (7). Es una enzima, llamada Creatinfosfokinasa. En el ejercicio de muy alta intensidad y de muy corta duración trabaja en la contracción muscular. Las causas de su incremento pueden ir desde algo tan severo como una infartación miocárdica al ejercicio severo.
K (8) Es el potasio. El movimiento del potasio a través de la membrana celular es crucial para la excitabilidad cardíaca y neuromuscular. La alteración marcada de sus niveles puede conllevar vómitos, diarrea, anorexia prolongada, debilidad muscular, arritmias cardíacas...
Creatinina (9). Si está dentro de los límites normales, el riñón funciona bien. De lo contrario se vierte en plasma o no se elimina por la orina por falta de agua. La creatinina circula en la sangre y es tomada por el músculo donde almacena energía. Indicaciones más comunes: vómitos, pérdida de peso, anemia crónica no regenerativa, enfermedad renal, deshidratación.
Colesterol (10). Todos sabemos que hay que evitar tenerlo alto, entre otras cosas, por los riesgos cardiovasculares.
Triglicéridos (11). Transportan ácidos grasos. Tenerlos elevados es perjudicial puesto que aumenta la viscosidad de la sangre. Lo ideal es tenerlos justo por debajo del límite inferior ya que así no necesitas los de la sangre y coges los de las células. Las causas de exceso de triglicéridos pueden ser un exceso de grasa o de ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida.
Hierro (12). Componente fundamental de los glóbulos rojos, jugando un papel importante en el transporte del oxígeno a las células. La falta de hierro, que se pierde en grandes cantidades por la sudoración, puede indicar déficits de hemoglobina y de mioglobina. El hierro es uno de los parámetros que se ve más afectado en una prueba como “Los Cien”.
Leucocitos (13). Los glóbulos blancos son células con núcleo que dan lugar a diferentes tipos, todos ellos con funciones defensivas del organismo frente a bacterias, virus, etc. En conjunto se denominan leucocitos. Entre los diferentes tipos distinguimos: neutrófilos (14) y linfocitos (15).
Neutrófilos (14). Son los más numerosos (50-60%) dentro de los leucocitos. Constituyen la primera barrera contra la infección. Un aumento nos indica que hemos tenido o tenemos una infección bacteriana. Un descenso nos indica que somos fácilmente vulnerables a bacterias y gérmenes.
Linfocitos (15). Constituyen el 25-35% de los leucocitos. Atacan directamente a las células extrañas. Un aumento o disminución de la linfocitosis nos indica una infección vírica.
(13), (14) y (15) forman la llamada serie blanca, que disminuye si tenemos las defensas bajas, normalmente después de grandes periodos de entrenamiento. Puede ser un síntoma de sobreentrenamiento.

Agujetas y calor
Por último, quiero prestar atención a dos consecuencias muy frecuentes tras un esfuerzo tan considerable como el de "Los Cien".
Primero hablaré de las agujetas, que son microlesiones por un trabajo mecánico sobre unas fibras musculares que no están preparadas para sostenerlo, bien por su estado de fatiga o porque no son las fibras adecuadas para ese trabajo, o por ambas razones. Sustancias como la enzima LDH (6) aparecerán en el torrente circulatorio. Pero, ¡ojo! sus niveles nos indicarán que la lesión existe, no su mayor o menor intensidad, gravedad o tamaño. El tiempo lo cura todo. La recuperación será progresiva y un buen ejercicio a indicar será repetir aquel que las produjo. El bicarbonato, tan largamente usado para evitarlas, puede, en el mejor de los casos, ayudar a que el agujetoso se hidrate algo más, pero si se pasa llegará a padecer trastornos digestivos como náuseas, vómitos o incluso diarrea pero desde luego, no menos agujetas.
Por último, un comentario de las patologías por el calor. Todos sabemos, porque lo hemos experimentado, de la disminución del rendimiento deportivo en condiciones de altas temperaturas frecuentes en nuestros montes en verano. Estas condiciones de ejercicio intenso y altas temperaturas pueden dar lugar a una serie de patologías que conviene conocer porque todos podemos padecerlas. Hay un proceso de aclimatación al calor que puede durar aproximadamente una semana y atraviesa por las siguientes fases: -Aumento del volumen plasmático. -Disminución del sodio en el sudor. -Disminución de la frecuencia respiratoria y cardíaca. -Disminución de la temperatura corporal central. Todos sabemos que el calor puede pasar la factura de una insolación. Lo que ya no es de todos conocido es que el calor origina calambres musculares, producidos por la pérdida de agua y sales minerales.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada